Etiquetas

Space Ranger.
Nothing’s Wrong EP.
Lovemonk. (LMNKV 74)
Edición: Febrero 2012.
Género: Electrónica.
Estilos: Nu-Disco; House; Deep-House.
8/10

Que de un álbum de estudio se editen cinco sencillos asociados no es algo común. Eso sólo puede significar dos cosas: o que ha sido un éxito tremendo, o que el sello en cuestión lo cuidó con mimo extraordinario. El de What About The Magnetic Fields?, debut de Space Ranger (proyecto alternativo a Dublex Inc.), es el segundo caso. Lovemonk no es precisamente dado a publicar singles, pero esta vez hizo una excepción. Antes de que el larga duración estuviese en las tiendas, lo anticipó con tres sencillos: Star Wash EP, Superstring EP y Nightmoves EP. Después llegaron otros dos, Plastic Romance y el que nos ocupa, Nothing’s Wrong EP, del que la discográfica prometió que sería el último. Cinco es una cifra inusual, pero bien está que así sea, pues todos los temas del debut de Space Ranger son interesantes, todos son susceptibles de protagonizar su propio single y de ser reinterpretados por otros artistas. Aquí, a pesar de figurar el inspirado corte house Music! (eso es un título contundente y atrevido), el protagonista es Nothing’s Wrong, una belleza de nu-disco con una memorable melodía muy bien interpretada. Lipelis & Simple Symmetry lo remezclan desde Moscú, manteniendo el toque disco-cósmico del original, pero llevando la duración hasta casi los nueve minutos. Que aún así mantenga el interés es buena señal. Barbena, desde Barcelona, opta por el deep-house, sacrificando la musicalidad de la letra, cortada en varios pasajes, para poner el énfasis en el nuevo patrón rítmico, evidentemente pensado para sonar en los clubs.

Comprar/ Escuchar en:

Juno Records Juno Downloads Amazon

Este es el tracklist:

1. Nothing’s Wrong (Lipelis & Simple Symmetry Remix) con Aromabar & Pollard Berrier. 8:51
2. Nothing’s Wrong con Aromabar & Pollard Berrier (Barbena Remix).4:40
3. Music! 6:00
4. Nothing’s Wrong con Aromabar & Pollard Berrier. 6:43

Duración: 26:14

Píldoras:

Escrito por Santiago Tadeo Cervera.